jueves, 22 de noviembre de 2007

Modelo de identificación electrónica


La trazabilidad del ganado y de los derivados cárnicos es una prioridad para la Comisión, para los gobiernos nacionales y regionales y, especialmente, para el propio sector ganadero. Su relevancia adquiere protagonismo en situaciones como la actual, en que una virulenta enfermedad como la lengua azul ataca a la cabaña de gran parte de nuestra geografía. Son crisis veterinarias que suponen altos costes para el sector.


La Comisión ha querido poner en marcha un modelo de identificación electrónica mediante bolo ruminal, algo que permite mejorar la operatividad del sistema de trazabilidad. De esta forma, se puede reducir la propagación de las enfermedades y detectar con mayor rapidez el origen de los diferentes brotes. El modelo actual, mediante crotales o tatuajes es menos eficaz y permite una velocidad de tratamiento de la información mucho menor. Pero la tecnología a veces es contraria a la economía, al menos en sus primeros estadios. Algo parecido sucede con este sistema.


Tendría que ser de obligado cumplimiento a partir de enero de 2008, pero la Comisión, con sentido común y bajo presión ha decidido aplazarlo. No se prevé pueda ser de aplicación hasta finales de 2009. Pocos dudan de sus ventajas, pero casi todos conocen lo costoso que resulta. Según datos aportados por una de las organizaciones más beligerantes en esta materia COPA-COGECA, el coste de la unidad electrónica de identificación oscila entre el quince y el treinta por ciento del valor del animal.


Desde un punto de vista de la producción, se trata de un escalón de la cadena que puede captar entre 5-10 euros del valor del animal; una cantidad que podría ser recuperada por el productor si el modelo de comercialización estuviera más agregado. Un planteamiento que seguro no gusta a los tratantes, pero que es una de las herramientas que tiene el sector para optimizar rendimientos.


Fuente de la noticia hoy por Juan Quintana

1 comentario:

JuanG dijo...

Buenos días, cuando se refiere a COPA-COGECA, realmente ha utilizado muy bien el termino beligerante, pero esta entidad tan combativa en su afan de guerra pierde toda objetividad. Me explico: decir que el coste de la unidad electrónica de identificación oscila entre el quince y el treinta por ciento del valor del animal, es mentir. Para su información y de la entidad combativa el precio que paga un ganadero de ovino-caprino en España por un bolo ruminal electrónico + un crotal plastico núnca es superior a 1€ con lo cual una cordera de entre 6 y 9 mese de edad (obligatoriedad de identificar segurn RD 947/2007)tiene un valor de 3€. Por favor dedicar el tiempo a cosas más productivas u objetivas. Gracias JG